Menú Cerrar

Miedo a dormir fuera de casa en adultos, causas y como superarlo

Mujer-durmiendo-en-cama

Normalmente se piensa que este tipo de miedos se dan en la infancia, sin embargo, es posible encontrarlo en adultos y es más común de lo que parece.

En este post vamos a analizar las causas y las estrategias para superar el miedo a dormir fuera de casa en adultos.

Este temor puede crear mucho malestar emocional, ya que puede interferir en el desarrollo normal de la vida de la persona, en proyectos de vida, en relaciones sentimentales y un largo etcétera.

Es posible que alguien no tenga que dormir nunca fuera de casa, pero también cabe la posibilidad de que tenga que hacerlo frecuentemente por razones de trabajo, para cuidar a un familiar, etc.

Síntomas indicativos de padecer esta psicopatología

Los síntomas que experimenta una persona con este miedo son los siguientes:

  • Ataques de pánico ante la situación de tener que dormir fuera de casa o a la idea de tener que hacerlo.
  • Enfado, cambios de humor y tensión ante la idea de este acontecimiento.
  • Importante aumento de la ansiedad y malestar generalizado.
  • Síntomas físicos derivados de la somatización como, por ejemplo, dolores de estómago, jaquecas o trastornos gastrointestinales.
  • Pensamiento obsesivo negativos de la situación ante la perspectiva de tener que realizarla.

Causas que pueden producir este miedo

Como casi todos los trastornos psicológicos, en este problema pueden intervenir muchos factores diferentes. Puede que el problema sea dormir fuera de casa o que sea la consecuencia o síntoma de otro problema.

Entonces, en lo primero que habría que profundizar sería en el origen del trastorno psicológico. Hay que saber si el miedo es la punta del iceberg de otro problema que está oculto, o es el propio trastorno en sí.

Las causas pueden ser:

Trastorno de ansiedad por separación:

Se produce cuando la persona no es capaz de separarse de la o las personas con las que tiene un fuerte vinculo sentimental. Aunque es mas raro, también se puede dar este apego hacia objetos o lugares, como una casa, un cuarto o un objeto en particular.

Este trastorno puede haber sido arrastrado desde la infancia. Si no se trata adecuadamente no suele desaparecer solo, con lo que continuará en la edad adulta. Es posible que permanezca oculto cuando se llegue a la adolescencia, pero puede volver a manifestarse ante un episodio traumático.

Fobia a dormir solo:

El temor a dormir solo que se da en muchos pacientes. Si cuando la persona es capaz de dormir fuera de casa, pero siempre en compañia, habría que pesar que el problema es la incapacidad de dormir solo.

Este tipo de fobia puede aparecer en cualquier comento de la vida. Se puede manifestar en la infancia y mantenerse en el tiempo, puede aparecer en la adolescencia, o ya en la edad adulta.

Derivado de un episodio traumático

Un fuerte trauma relacionado con esta situación puede desencadenar en un episodio de estrés post traumático.

Puede que la persona haya vivido una experiencia traumática cuando estaba fuera de casa, por ejemplo, que se haya producido un incendio en el hotel en que se alojaba, que hubieran entrado a robar en la casa de un amigo en la que estuviera durmiendo, etc.

Estos episodios traumáticos pueden derivar en situaciones de estrés post traumático en el que aparece una ansiedad persistente e intensa, miedo, pánico y somatizaciones.

Estrategias para afrontar este miedo

Lo primero que habría que hacer ante una situación de este tipo, que produce un trastorno social y familiar tan importante, sería consultar a un psicólogo. Este tipo de problema tiene muy buen pronóstico en consulta.

Algunas estrategias que podemos seguir para intentar superar este miedo son:

  • Informarse del tema: Saber que hay mas personas con el mismo problema puede ayudarte a afrontarlo.
  • Descubrir el origen del miedo: Para esto, lo más efectivo es consultar con un psicólogo. Si aún no te as decidido o no puedes acudir a consulta, puedes investigar un poco en internet y preguntar en algún consultorio o post, como este 🙂
  • Intentar racionalizar el problema: Al tratarse de un miedo irracional, es beneficioso pesar racionalmente sobre el, por ejemplo, ¿Qué es lo peor que puede pasar?.
  • Identifica las sensaciones corporales y emocionales que se manifiestan ante el problema: Esto ayudará a no ponerse más nervioso, ansioso, etc, al reconocerlos como “normales” ante esta situación.
  • Imaginar la situación.

También te puede interesar:

que-es-focusing
Focusing Descubre una técnica increible!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar